Zaturno Tiro de Gracia y formó parte del álbum Ser Humano. No puedo dejar de pensar en ese dato: un cabro chico ayudando a dar a luz uno de los discos más grandes en la historia de la música chilena, y no exagero ni una gota.

Recién alcanzada la mayoría de edad, colaboró activamente en el segundo disco de TDG, Decisión, donde gran parte de las letras y sonoridad son suyas. 18 años en el carnet le bastaron para hacer escuela en la escena chilena y salir a rapear con los mejores: The Roots, Black Star, Control Machete, Dead Prez, justo antes de cortar con la banda que lo lanzó a la fama.

Vino TapiaRabiaJackson, un sinnúmero de colaboraciones y una reinvención en solitario que ya acumula tres discos. Pocos músicos pueden decir que hicieron tanto desde tan corta edad. Y son menos aún los se han atrevido a alejarse de la comodidad del éxito para iniciar un camino propio. Por eso no puedo dejar de pensar en los 15 años de carrera de Zaturno, en brillar tan joven, en tomar todos los riesgos y en sobrevivir a todo eso para seguir haciendo canciones buenas.

Juan Lagos, su verdadero nombre, tiene apenas 30 años pero podría ser un veterano. También en otros mercados y escenas internacionales, podría irse a dormir la siesta con su currículum. Pero esto es Chile y la música es una batalla de todos los días. Ahí está el hombre dando pelea: tenerlo el domingo pasado en vivo fue comprobar una vez más por qué es el mejor alumno de una generación donde tantos se quemaron.

Está bien puesto el nombre del nuevo disco de Zaturno: su talento, sencillez y ética de trabajo lo han llevado a lo Esencial.