Alrededor de la medianoche comenzaron a sonar los acordes de Los Tetas, quienes se apoderaron del san jueves en Club Chocolate para mantener vivo el funk o morir en el intento. “Otra vez, te vamos a mover, como si fuera la primera vez” cantaron al iniciar el concierto, que partió con una batería de temas nuevos que componen un EP con el que dicen presente este 2012 y tapan las bocas de quienes pensaban que se separarían después de Lollapalooza.

Si bien fue un incipiente lanzamiento donde no se le dio relevancia ni al nombre del EP, se evidencia un retorno a la raíz musical de la banda con ritmos ciento por ciento bailables que invitan a seguir una fiesta que no debió haberse acabado nunca. Además, el grupo se ve afiatado, contento, entusiasmado con esta nueva etapa.

El show se extendió por casi dos horas e incluyó, tal y como ha sido la tónica desde su reunión, canciones de sus dos primeras producciones, Mamma Funk y La Medicina. Primavera, Planeta, Hormigas Planas, La Eternidad, Papi… Donde Está el Funk?, Colon, Porcel, Corazón de Sandía y el clásico cierre con Cha Cha Cha, además de las cada vez más notables improvisaciones de Tea Time.

Ocho meses después de la reunión musical más conmovedora del último tiempo, el cuarteto que masificó el funk como una opción de vida ha demostrado a punta de esfuerzo, creatividad, talento y oficio que los problemas internos quedaron en el pasado. Hoy, Los Tetas en el escenario son risa, alegría, ritmo. Los dioses del olimpo estarían orgullosos.

Fotografías: Camila Donoso

Para más imágenes de este evento haz click aquí.