Twitsessions sello
Si tuviéramos que definir el trabajo que hacemos en Twitsessions en una sola palabra, me atrevería a decir que es “autogestión”. Porque todo lo que ustedes ven, leen, escuchan, comentan y comparten en este sitio, está hecho con ganas y actitud, más que con cualquier otro tipo de incentivo.

Cuando comenzamos, la orientación y objetivos eran diferentes, pero como buenos navegantes hemos sabido adecuarnos al clima y las corrientes, para seguir adelante con un proyecto que en sus pocos años de vida se ha caracterizado por marcar presencia con personalidad propia.

Desde hace más de un año cerramos la línea editorial a contenidos exclusivamente de música chilena y latinoamericana, lo que significó en un inicio el descenso en las estadísticas. Esto no alcanzó para desalentar nuestro trabajo, si no todo lo contrario; encontramos la confianza suficiente como para hacer de ése nuestro sello.

Tal vez se piense que nos gusta complicarnos la vida, pero es que en realidad nunca la hemos tenido fácil. Sobran los obstáculos para hacer prensa independiente, de música y además hipersegmentada a sólo chilena y latina, pero sabemos que si trabajamos bien, ese detalle es el que marca nuestra personalidad, nos diferencia del resto y nos pone en el mapa.

De otra forma no nos explicamos cómo Lollapalooza nos eligió de media partner si, editorialmente, sólo nos interesaba el 30% del total de la programación. Pero así fue y tuvimos un espacio de trabajo propio, brandeado con nuestro logo y un staff distribuído por todo el parque, haciendo el completísimo trabajo de cobertura que ustedes han visto en las últimas semanas a través de nuestras redes.

Fue un desafío grande para un medio chico, que no cuenta con el apoyo de grandes sponsors, pero si con voluntades monumentales tanto en lo profesional como en lo humano. La productora confió en nuestro criterio y supimos responder, generando un gran aporte a la cobertura del festival, sobre todo para algunas bandas que no tuvieron una gran exposición mediática.

De todas formas, nos tomamos las cosas con calma, sabemos que aún somos pequeños, que debemos autogestionarnos y buscar un camino, pero tenemos más ganas porque demostramos que podemos jugar con los grandes sin tratar de ser como ellos, nos basta con tener mejor actitud y hacer valer nuestra identidad.