coiffeur-caravana-bar loreto-gira capital-quemasucabeza

El cuchicheo permanente del Bar Loreto desapareció, aunque fuese solo por un par de horas. El inusual logro fue gracias a que la música supo hacerse escuchar y ese mal hábito que reemplazó al cigarro poco importó. También se le puede sumar que Caravana -la banda que abrió la última fecha de Gira Capital– volvía a los escenarios después de harto tiempo y, además, con nueva formación. Como siempre, la gente de Quemasucabeza mantenía a los de la casa: Felicia Morales en el chelo, Fakuta en los coros y Andrés Acevedo de Protistas acompañaban en vivo a Rodrigo Santis, en su proyecto pseudo solista.

Temas como ‘La Entrega’ y ‘Sigue sus Ojos’ transformaron el ambiente y fueron sentando el camino para lo que vendría después. Las canciones del homónimo de Caravana, su única placa hasta ahora, resonaban en el bar y entre lo lleno del local y su bajo techo, hacían que la voz de Santis -que fácil podía pasar como un susurro- se sintiera más íntima y personal de lo que el mismo disco puede decir.

Después de un intermedio, apareció el esperado Coiffeur en el escenario. La elección de que ambas bandas tocaran juntas no fue para nada al azar, siendo que las dos tienen prontuario acústico. Aunque, desde un principio, el show del argentino dejaría en claro que su último EP (Nada, Quemasucabeza, 2012) era la fiel muestra que los sintetizadores y bases eran su nuevo amor. ‘De vos conmigo’, de su disco debut, fue la obertura para una hora de música que partió electrónica con una nueva versión del alegre tema, que harto dejó que desear para los oídos más quisquillosos.

Así, en varias ocasiones hizo de viejos temas en guitarra, una adaptación con batería y teclados. Y a pesar que hubo un comienzo con tropiezos, si le funcionó al re-versionar temas como ‘En la Frontera’. Mientras que para otros, los mantuvo tal como sacados del disco, y ‘¿Cómo decirlo? Yo también’ y ‘Al Oído’ sacaron suspiros y la mayor parte del coreo del público, que solía ponerse inquieto cuando las canciones sonaban distinto.

Para el cierre, y como ya pedían varios a gritos, Coiffeur volvió con ‘¡Qué Mala Suerte!’ en un bis improvisado, donde tocó por única vez, solamente junto a su guitarra. Son muchos los favoritos que pudieron quedar en el tintero y para eso está el plato de fondo, en la segunda fecha que hará en unas semanas.