El pasado fin de semana, para ser más específico el Viernes 10 de Enero el Trotamundos Terraza de Quilpué nuevamente era el escenario de una jornada de buena música, esta vez por partida doble (o triple) con los shows de Niña Tormenta con Diego Lorenzini (ambos debutantes en la denominada «La Joita de Quilpué) para más tarde dar paso a los Ases Falsos, pero acá nos concentraremos en los dos primeros artistas.

FOTOGRAFÍA: JAVIER PUELPAN

Fotografía: Javier Puelpan

Pasadas las 21:00 horas sale Tiare Galaz aka Niña Tormenta acompañada solo de su característico instrumento para comenzar el show con canciones nuevas antes de pedir las disculpas correspondientes por el atraso del show debido a problemas técnicos, algo que a fin de cuentas al público que llenó el recitno no importó mucho y que rápidamente «perdonó» adentrándose a la atmósfera musical de bella melancolía que la artista entrega dando paso a los temas de su aclamado disco «Loza» mientras la acompañaba su hermana Macarena en la percusión y luego Diego Lorenzini en la guitarra demostrando el fiato que existe entre ambos y que la gente claramente es testigo en cada una de sus presentaciones.

Fotografía: Javier Puelpan

Fotografía: Javier Puelpan

Si bien fue una presentación en tiempo relativamente breve si fue el prefecto preámbulo para lo que vendría, y es que luego de «Va a llover hasta el Domingo» y un abrazo con Lorenzini Niña Tormenta se bajó del escenario dejando con ganas de algo más pero el tiempo apremiaba, por ello el autor de «Sipo» se acercó al micrófono diciéndole al público que «por qué mejor parto al tiro y aprovechar el tiempo» algo que tuvo una aprobación inmediata de los asistentes.

Los shows de Diego Lorenzini son siempre una experiencia placentera no importando las veces que se lo pueda ver.  Es cierto, esta vez venía con el aclamado «De Algo Hay Que Morir» bajo el brazo el cual intercaló con parte de su extensa discografía, pero en un análisis macro lo hecho dentro de ese poco más de una hora por el músico talquino demuestra en la quinta región juega de local, con una fanaticada devota a cada una de sus palabras mietras él les responde con simpatía y humildad, nunca perdiendo el dinamismo permitiendo el espacio al público para que se manifestara sobre la contingencia poltícia social en medio de sus canciones y devolviendo favores a Niña Tormenta invitándola al escenario a interpretar dos temas (el cover de «Burbujas de Amor» simplemente hermoso) y confirmando el buen momento en el que se encuentra el músico.

Fotografía: Javier Puelpan

Fotografía: Javier Puelpan

Luego de un encore que el público exigió Lorenzini salió para agradecer el cariño y tocar «Sexo Amateur», concluyendo una jornada que demostró que la buena música no importa que se te presente en un formato ultra sencillo, ésta igual termina por encantar y provocar sensaciones lo cual quedó más que claro que el público agradeció al final de la velada.