“Brígido” alude a un modismo chileno que tiene una infinidad de usos dependiendo del contexto en que se emplee. Esa variedad conceptual se aplica también a este nuevo disco de la agrupación Parálisis del Sueño, en el que los santiaguinos muestran varias facetas estilísticas de su propuesta.

‘Vamos a Encontrarnos’ -en su versión full banda y también acústica-, junto a ‘Antes Disfrutaba el Silencio’, son los dos adelantos que el grupo presentó en la previa a liberar este álbum de manera íntegra, el cual a pocos días de su estreno ya acumula más de 50 mil reproducciones en Spotify.

Esta nueva producción está compuesta por diez tracks grabados con un sonido orgánico y visceral, por momentos recurriendo a un estado calmo y melódico, pero también incursionando en sensaciones caóticas e impulsos enérgicos.

Parálisis del SueñoUna de las características que marcan este trabajo es su notable metamorfosis lírica, que se aleja del tono más abstracto de sus tres EP anteriores para concentrarse en relatos descriptivos y directosfáciles de asimilar e incluso habitar. Las letras de “Brígido” hablan claro y fluido, y en ellas predomina lo motivacional, el desamor y también el romance.

El álbum, financiado a través del Fondo de la Música, fue escrito por Kotalo Gallardo (voz, guitarra y teclados de la banda) y contó con las colaboraciones de Erika Céspedes (bongó y maracas en el bolero ‘Tanto Duele’) y Gonzalo Cuadra (trompeta en la balada rock ‘Zodiaco’).

El combo que completan Pablo Orellana (bajo), Fabián Paz (guitarra, teclados, coros, samplers), Diego Soto (guitarra) y Javier Mansilla (batería, coros, cajón peruano), presentó en vivo estas canciones el pasado 7 de marzo en el Centro Cultural Matucana 100 de Santiago, Chile, a sala llena, en un show de aproximadamente 2 horas, marcado por la intensidad de su desplante en escena. En el concierto, la banda implementó un formato eléctrico y uno acústico, y se pudo ver apreciar la buena recepción del nuevo material.

Con «Brígido«, Parálisis del Sueño apuesta por consolidarse en la escena latinoamericana como una de las grandes revelaciones del último lustro.