Una extraña coincidencia. Hace un año el grupo Kapitol compuso la canción “Abrazar” sin imaginar jamás cuánto cambiaría el valor de un abrazo, de una expresión física de afecto. Hoy, -cuarentena de por medio-, el mundo es otro y los integrantes de Kapitol también se sienten distintos; tanto así que creen que la banda ha vuelto a empezar. Esa resurrección se puede apreciar en el video que acaban de estrenar para el single “Abrazar”.

Francisco Martínez, voz de Kapitol, se toma en serio el renacimiento del trío y confiesa: “estábamos muy pendientes del qué dirán, más preocupados de proyectar una imagen que de la música misma y eso terminó frenando algunos procesos creativos. Pretendíamos conquistar algo que ni siquiera sabíamos qué era. Por primera vez estamos haciendo la música que nos gusta y no la que creemos que pueda tener mejores resultados”.

Esa reseteo emocional comenzó después de sacar su segundo disco “Atlas” (2016), momento en que decidieron comenzar a escribir en español. Ahora Kapitol es una banda que expresa emociones en su propio idioma y en “Abrazar” se asumen como tipos conectados con sus sentimientos, capaces de entonar versos como “en algún lugar de otra realidad tal vez pudimos ser” o “escuchar tu voz y ver tu color, el lado amable del adiós”, en referencia a dos personas que se quieren, pero no se atreven a dar el paso.

La primera escena del video de “Abrazar” muestra una escultura de color blanco que se rompe en mil pedazos para dar paso a varios abrazos que reflejan todo tipo de afectos: entre padres e hijos, entre amigos o con la pareja. “Las esculturas parecen indestructibles y luminosas, pero en realidad se pueden agrietar y quebrar”, dice Francisco Martínez. “Por eso las usamos en este video y en el arte de nuestro nuevo disco. Queremos hablar de las apariencias, de lo que decidimos mostrar y lo que preferimos esconder, completa.

“Santos” es el nombre del disco que Kapitol irá revelando a través del lanzamiento de varios singles. Por ahora, la voz del trío siente que aprendió a separar lo esencial de lo accesorio: “esta es una banda de amigos. Yo viví con Cristóbal (Vives, batería) hasta que me casé y ahora él vive con Oscar (Lama, guitarra). Cuando no estamos haciendo música, terminamos juntándonos igual. Por primera vez estamos midiendo la música que nos sale con nuestra propia vara y no la de otro. Si nos gusta a los tres, se graba. Siempre debería ser así”.