‘Yo no incendié el camión’ se da a conocer además en un momento histórico crucial, donde la lucha del pueblo mapuche una vez más lamenta la violencia de Estado. Para contextualizar el origen de esta canción es necesario situarnos a inicios del 2019, cuando el Lonko Alberto Curamil se veía imposibilitado de recibir el “Premio Ambiental Goldman” como el activista ambiental más importante de Centro y Sudamérica. Estaba en prisión preventiva al ser acusado de presunta actividad delictiva por defender el libre correr de los ríos en territorio mapuche y hacer caer dos proyectos hidroeléctricos. Meses antes, la policía chilena había dado muerte al comunero Camilo Catrillanca.

En esos días me había comprado una edición de bolsillo de El Muro, un cuento de Sartre que cuenta desde la visión de un prisionero, la última noche antes de su ejecución, en el contexto de la Guerra Civil Española. Fue muy intenso entrar en la cabeza de alguien que sabe que va a morir, que es un poco lo que propone el cuento, cuenta Lican Rai.

La conjunción de estos hechos comenzó a permear y germinar en el trabajo creativo del músico oriundo de Melipilla, por cuyas venas corre sangre mapuche por el lado de su madre. Sentía rabia y se comenzó a delinear una especie de mantra que se me repetía incesantemente y que hablaba de una verdad que, a los ojos del Estado y de su “violencia”, termina constituyéndose como mentira para todo el resto de la sociedad. De ahí nace `Yo no incendié el camión`, una frase que puede ir cambiando su connotación conforme avanza la canción y la historia. Todos los gobiernos post dictadura han hostigado sistemáticamente a las comunidades en el Sur, han criminalizado una lucha que lleva siglos y que sigue cobrando víctimas como en estos días con el asesinato de Alejandro Treuquil, describe el músico chileno.

lican raiArmada sobre una base electrónica en la que se mezclan de manera natural las guitarras ruidosas y unos bajos profundos, la temática mapuche emerge desde un trance techno. Su lírica repite el fraseo de lo que supone un violento interrogatorio en el que el acusado -mapuche- aboga por su inocencia. Todo esto bajo el influjo inconfundible de la voz de Pancho Sazo (Congreso), quien colabora de manera brillante en el desarrollo de la canción.

Quería armar la historia a partir de una lírica concisa y directa, donde no hace falta más detalle para la comprensión, lo que además me abría un amplio espacio de libertad para hurguetear con algunas maquinitas. Pensé samplear gritos o golpes, pero la vida me dio la oportunidad de invitar a Pancho y él aceptó con una humildad admirable, se entregó a la canción y la hizo crecer muchísimo. Lo que permite ir generando intensidades y dinámicas en el proceso de mezcla, dice Lican Rai sobre el trabajo creativo, la identidad de su proyecto y la posibilidad de grabar a una de las voces más reconocibles del cancionero popular.

‘Yo no incendié el camión’ es precisamente una muestra de esta nueva identidad que lo mueve del folk-rock al mundo de los loops y las bases electrónicas. El single además antecede la salida de ‘Caracol’, el segundo larga duración del músico melipillano.

‘Yo no incendié el camión’ fue producida por Lican Rai y Siete Tigres en Estudios Fábula en Barrio Puerto, mezclada en Melipilla por Erick Armijo (Sagredo) en estudios Chile Suena y masterizada por Francisco Holzmann.