Acrom es un power trío formado a finales del 2014 en Santiago de Chile, sus integrantes son el vocalista/bajista Ruboc, el guitarrista Mario Zapata (también voces) y el baterista André Salva (coros), todos compositores. El estilo musical de la banda fusiona el rock, el punk y metal alternativo con tendencia al art rock. Sus letras abarcan una variedad temática que van desde el horror, hasta las presiones del sistema imperante pasando por la ciencia ficción, erotismo y humor.

“Acrom comenzó como una humorada, un grupo de amigos tomando cerveza con una batería eléctrica en el altillo de una vieja casa y de pronto nos encontramos haciendo cosas muy serias, tenemos alrededor de veinte canciones y cientos de ideas, pero solo hemos logrado grabar tres o cuatro” dice la banda. Cabe destacar que dos de sus integrantes (Mario Zapata y André Salva) son generadores de contenido audiovisual y Ruboc es compositor de bandas sonoras y productor musical. “Los espíritus creadores se alinearon para que Acrom emergiera” concluyen los músicos.

acromLa palabra Acrom es un acrónimo de “Aberración Cromática”, fenómeno visual generado por la imperfección de un lente o sistema óptico, un fenómeno antiguo, pero muy parecido a lo que dio origen a los efectos glitter de los filtros modernos en las redes sociales.

La canción “Desierto” fue compuesta especialmente para el cortometraje de ciencia ficción “El Último Desierto” dirigido por Salva y define la vida en un desierto post apocalíptico chileno en donde la pelea es por el agua como el bien más valioso. El cortometraje, disponible en Youtube está plagado de acción junto a efectos especiales y concluye con la canción “Desierto” de la banda.

Imagen cortometrajeA su vez, el videoclip muestra la dramática situación actual de la Laguna de Aculeo, inmersa en la sequía absoluta, haciendo un paralelismo con el futuro distópico, el robo y la falta de agua que nos ofrece el cortometraje.

El estilo único de la banda nace de la amistad, la cada vez menos valorada fraternidad y la experimentación en búsqueda de un lenguaje sin necesariamente llegar a la total disrupción.

“El otro día un niño hijo de mi amigo me dijo que yo cantaba como el emperador de Star Wars, también adultos me han dicho que hay reminiscencias de Electrodomésticos y Carlos Cabezas en mi voz, ambas son un completo alago, para mi es parte de la experimentación, una constante búsqueda” agrega Ruboc.