El video busca mostrar el paisaje evocado por la canción: una primera impresión del colorido único de la capital boliviana y sus alrededores. Para ello, el concepto del video clip es hacer coincidir la mirada de dos extranjeros frente al cotidiano del alto. Por una parte, Gonzalo Molina (autor del tema) quien relata sus vacaciones en La Paz años atrás y, por otra parte, el registro de Roberto Gertsmann, etnógrafo y fotógrafo lituano-germano quien graba su visita a Bolivia en 1950. El resultado es un diálogo entre dos relatos con 60 años de distancia, pero con una misma sensación de asombro y respeto.

saltadorEste video fue realizado gracias a la valiosa gestión de Alejandro Valdeavellano, quien no sólo estuvo a cargo del montaje del video, sino que también obtuvo este registro en colaboración con el Instituto de Investigación Arqueológicas Museo R. P. Gustavo Le Peige y el Archivo de Patrimonio inmaterial del Museo Chileno de Arte Precolombino.