“No necesito verme ni sonar linda. Prefiero verme fuerte, bruja, épica. Quiero que la gente que escuche mi música se sienta sensual y se conecte con sí misma”. Esa es la declaración de principios de Dominga, una de las revelaciones de la música chilena, quien hoy estrenó su álbum debut, “DIMENSION” el cual grabó con un dream team de músicos nacionales. Además, la artista compartió su nuevo video, que corresponde a la canción “Blue Ocean”.

Dominga estudio Teatro Musical en New York y al retornar a Chile buscó desarrollar su identidad musical. Primero se reunió con el productor Arturo Zegers (Gepe, Como Asesinar a Felipes, Diego Lorenzini) y el músico Juan Francisco Ruiz-Tagle, y se pusieron a trabajar en nuevas canciones. “Quería crear un viaje por texturas, algo que sonara íntimo y muy vivo. Nos inspiramos en Portishead, pero también en el sonido futurista del soundtrack de “El Quinto Elemento”, explica la artista.

DomingaCon esas ideas en mente, Dominga conformó una banda de lujo con quienes grabó de forma análoga: Sebastián Muñoz y Felipe Salas (bajo y batería de Como Asesinar a Felipes), Gabo Paillao (La Brígida Orquesta) y Catalina Rojas en guitarra (Denise Rosenthal, Pedropiedra). “Para mí fue clave que pudiéramos grabar en vivo, ya que de esa forma aprendimos a conocernos no sólo como personas, sino que logramos comunicarnos a través de la música. Aprendí mucho de ellos”, afirma Dominga.

La propuesta de Dominga tiene un poderoso componente audiovisual en que las imágenes exhiben paisajes naturales que parecen suspendidos en el tiempo. Así se siente en su nuevo video, “Blue Ocean”, en el cual la encontramos en medio de un invernadero lleno de vegetación. Dominga detalla: “lo grabamos en la región de los Ríos. Suena oscura, pero en realidad es una canción sobre aprender a querernos en nuestra inmensidad, sobre decirme a mí misma “te amo en todas tus facetas, en tu profundidad”, como si cada uno fuera un océano con muchas capas”.

Dominga sintetiza su visión de lo que busca con esta aventura musical: “mientras componía el disco, estuve leyendo libros como “Mujeres que corren con los lobos”, que son fabulas de conexión con la intuición, de despertar a la mujer salvaje. Quería transmitir con fuerza el amor propio. Hay una canción para cada momento, cada una me inspira sensaciones diferentes. Lo mejor que podría pasar con estas canciones es que inspiren a otros a sentirse poderosos. Ese sería el mayor regalo que podría recibir”.