A partir de lo extraño que fue el año 2020 y la lejanía física que se dió por la pandemia, cada integrante de la banda vivió procesos personales que motivaron el hecho de expresar sus sentimientos desde la individualidad de cada unx, lo que provoca que las canciones sean de estilos muy diferentes entre sí, pero que conviven perfectamente en la emocionalidad de un universo melancólico y nostálgico.

Arquerx Araña es una condición que se puede dar en las pichangas de barrio cuando un equipo tiene menos personas que el otro, cuando se salía a jugar al pasaje y faltaba uno, ¿Cómo se arreglaba eso? Arquerx Araña! y listo, todo solucionado.

Ciclo VioletaEsta idea es la base del EP desde lo conceptual, ya que se trabajó a partir de la particularidad de cada integrante y así cada unx pudo actuar como creador absoluto de cada canción. Su versatilidad demostrada también en lo shows en vivo, cambiando de instrumentos modificando la formación de la banda es algo que lxs caracteriza y plasman muy bien en su último trabajo de estudio, en donde fue fundamental la figura de Wally, que por el contexto, vía remota guió el trabajo desde la producción logrando potenciar aún más las características de cada integrante sin miedo a experimentar probando cosas nuevas, además de ser el encargado de la mezcla.

Lxs integrantes de la banda no juegan en todas las posiciones solo desde lo musical, ya que el arte del EP nació a partir de una fotografía tomada por ellxs mismos con colores muy de verano y sus pies en segundo plano, donde el elemento principal es la pelota de plástico, clásica, con diseño de mundo, un mundo que cambió junto con quienes habitan en él.