Luego del exitoso ensayo clínico con Chancho en Piedra en Sala SCD Egaña, que pasó a la historia como el primer concierto con aforo completo desde el inicio de la pandemia y que resultó clave para que la música en vivo iniciara su retorno en nuestro país, el proyecto “La Música Ensaya” de SCD y la Universidad de Chile prepara un siguiente paso, con miras a seguir avanzando en la reactivación de la escena.

Se trata de un segundo ensayo clínico que tendrá lugar el jueves 18 de noviembre, ahora en el Club Amanda de Vitacura y comandado por el popular grupo Santaferia, uno de los nombres locales más escuchados en plataformas digitales y reconocidos como puntal de la llamada nueva cumbia chilena. El aforo esta vez será de 400 personas, lo que implica duplicar la cantidad de público en relación con la experiencia del pasado 26 de agosto, medida que se suma a una serie de innovaciones que se implementarán a nivel de protocolos.

“Aunque afortunadamente ya se están realizando algunos conciertos con aforos reducidos, no hay que olvidar que estuvimos 17 meses sin poder realizar nuestro trabajo, lo que nos dejó en una situación de extrema fragilidad. Por ello, es urgente que transitemos hacia una verdadera sustentabilidad en la industria de la música, lo que requiere que normalicemos cuanto sea posible el desarrollo de las presentaciones en vivo y que contemos con itinerarios claros que permitan hacer planificaciones en el mediano y largo plazo. Este segundo ensayo clínico busca seguir avanzando en ese objetivo”, dijo el presidente de SCD, Rodrigo Osorio.

Con ese foco, la cita del 18 de noviembre contemplará elementos distintos a los de la primera experiencia, a fin de medir factores de riesgo no cubiertos anteriormente, además de aproximarse a las distintas realidades y formatos que se presentan en el circuito local de la música en vivo semana a semana.

santaferia“Muchas presentaciones se desarrollan en lugares con cierta libertad de circulación y atmósferas muy festivas, lo que deriva en otro tipo de interacción entre los asistentes, muy distinta a la que se da en espacios con butacas numeradas. Ese comportamiento es el que esta vez queremos poner a prueba, además de testeos previos más acordes a la realidad de la industria, una adecuada ventilación del ambiente y un manejo más preciso de los niveles de CO2”, explicó el inmunólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y coordinador del proyecto, Dr. Alejandro Afani.

Tal como en el primer ensayo, los asistentes a la presentación de Santaferia en Club Amanda serán voluntarios elegidos por sorteo, quienes deberán someterse al itinerario definido por los organizadores y cumplir con los protocolos que se establezcan, entre los cuales nuevamente estarán contemplados el uso permanente de mascarilla en el interior del recinto y contar con Pase de Movilidad.

Con esos requisitos, el llamado siguiente es simplemente disfrutar de la fiesta interactiva que con toda seguridad provocará Santaferia, banda que mostró su satisfacción por ser parte de esta importante iniciativa. “Poder contribuir a un estudio científico, súper actual, que tiene relación con un problema mundial, nos hace ser parte de la historia. Estamos felices de poder contribuir con eso, es nuestro granito de arena y esperamos que la gente pueda volver a disfrutar de la forma en que disfrutaba antes, teniendo la conciencia del momento que estamos viviendo. Generar educación en cuanto a la salud, cuidarnos y cuidar al que está al lado”, dijo el vocalista de la agrupación, Alonso “Pollo” González.

“La Música Ensaya” es un proyecto organizado por Sociedad Chilena de Autores e Intérpretes Musicales (SCD) con el apoyo científico de la Universidad de Chile, que busca medir cuál es el impacto que podría tener la música en vivo en la propagación del Coronavirus, con el objetivo de permitir su retorno permanente y sustentable. La primera fecha, realizada el jueves 26 de agosto en Sala SCD Egaña, incluyó la aplicación de un examen PCR de salida a los 200 asistentes, el que arrojó un 0% de casos positivos. La experiencia se transformó en un referente internacional en materia de reactivación de la industria de la música, por lo que fue seguida desde decenas de países, entre ellos Perú, Argentina, Bolivia, Panamá, Uruguay, España, Estados Unidos, México, Brasil, Alemania y Francia.