El pasado 20 de Diciembre en medio del ciclo musical que ha llevado a cabo el Trotamundos Terraza de Quilpué (con todas las medidas sanitarias correspondientes) se presentó Julio Piña en formato acústico, uno de los últimos shows que Victor Fabio y compañía estarían realizando en un año que, si bien hizo que muchos músicos quedaran en parate o se las tuvieran que ingeniar a través de plataformas streaming, ellos supieron capitalizar realizando varias tocatas «íntimas» con público reducido en distintas locaciones tanto en la quinta región como en Santiago.  Sin duda un año atípico pero que no estuvo alejado de algunas polémicas como la que hizo pública a través de sus redes con el Sello Mescalina y de un proceso creativo en cuyo futuro se vislumbra un nuevo material.

Por ello antes de su presentación en el camarín del local mientras caía la tarde conversé con Victor Fabio, una entrevista algo dispersa pero bastante honesta que además contó con la participación del percusionista Mato Soto y que puedes leer de forma completa a continuación:

  • ¿Cuál es la sensación que te genera el quizás ser uno de los músicos más activos de este año, incluso de cierta forma rebelde frente a todas las imposibilidades existentes para poder tocar en directo?

VICTOR FABIO: «El año pasado cuando comenzó el estallido social un colega de la banda dijo «acá en Valpo no nos están saliendo tocatas», entonces mi respuesta fue «hermano, nunca hay tocatas, nosotros las inventamos».  Entonces cuando se cae todo el mundo no tuvimos ese sentimiento finalmente porque nosotros las armamos.  Igual tuvimos cierto respeto un buen tiempo sobre las cuarentenas y el no poder salir, pero cuando ya seguía era «quién chucha te está imponiendo la regla? los mismos que no la respetan.  Quizás una actitud de rebeldía política entendiendo la política como una actitud de vida y no algo de partidos».

MATO SOTO: «En esta banda se mucho la amistad con el público, la llegada más allá de la masividad sino el de estar ahí, estar ahí en los live y colaborar por ejemplo con el Victor en la realizción del disco.  Y eso también ha hecho que muchos presten sus casas para que podamos ir a tocar.»

VF: «Como te digo, hay toda una máquina sea musical o del espectáculo en vivo de la noche que nosotros no dependemos de ella.  Hacemos tocatas en lugares puntuales como ahora en el Trota que hay buena onda pero en general nosotros no somos un buen producto para los productores con lo cual han cagado muchas cosas pero nosotros nos autoabastecemos, nos damos trabajo, nos hacemos las tocatas íntimas u otros formatos.»

  • Uds luego de tu vuelta de España lanzaron el año pasado su disco «Fracasos Monumentales», cuánto realmente pudieron promocionar ese material tomando en cuenta todo lo que sabemos que ha ocurrido tanto acá como en el mundo?

VF: «Casi nada, lo presentamos en Agosto, en Septiembre estaba en Spotify y en Octubre quedó la zorra.  Es un disco que no pudimos hacerle ni muchos videoclip o singles ya que nosotros financiamos todo con las tocatas y después de eso no hubo más de donde poder financiarnos por lo cual la promoción netamente ha sido a través de internet y no como una gira de promoción para.  De hecho hoy estaré promocionando más el tercer disco, trabajo que ya grabé y que en el formato de tocata íntima de cierta forma ya he ido probando.»

Luego de un momento en el cual Víctor se levantó para ver cosas de la presentación llegamos al punto de su conflicto con Mescalina, una relación quebrada desde hace tiempo y que este año llegó a quizás su punto más álgido gracias a una campaña viral en la cual exigía a su ex sello las regalías de su primer disco (punto de vista del artista)

  • ¿Qué ha pasado con Sello Mescalina?

VF: «Estamos en conversaciones para poder comprar el disco («Grandes Éxitos Vol.1»).  Finalmente todo esto paso por que con Matías (Saldías, predsidente del sello) nunca se firmo un contrato por lo tanto todos los incumplimientos como sello que hubo no los puedo alegar, la ley chilena lo favorece a él ya que el disco fue financiado a través de un FONDART por lo cual el disco es de ellos y yo no puedo alegar nada, la única forma que yo pueda acceder a las regalías generadas por Spotify es que yo lo compre.  Entonces está un abogado de la SCD viendo mi parte y uno de parte de él, ya hubo reuniones y estamos en proceso de negociación, nada más agregaré… Por qué llegamos a esto? es cosa de preguntarte sobre las bandas que estuvieron en el sello y ya no están y el por qué ya no están., preguntarte por qué Adelaida es de las pocas bandas que quedaron en Mescalina.  Por ejemplo el caso de Mora Lucay, podrías ver que era la banda antes de estar en el sello, cuánto creció y cómo se va. Mescalina toma proyectos que ya funcionan, los integra para hacer parecer que ellos son los que le dan un plus sin hacer nada, y luego las bandas se salen pero queda en el currículum de que se trabajo con ellos, cosa que sirve en la postulación de proyectos. 

Por ejemplo nuestro disco sigue siendo de los más reproducidos del sello, vi que sacaron algunos trabajos este año pero que no alcanzan ni las mil reproducciones.  Eso, la ley nos nos protege porque no firmamos un contrato con el sello, tenemos muchas cosas que decirles y alegarles por incumplimiento como por ejemplo que nunca se nos financió un videoclip y los que hay en el sitio de ellos fueron hechos por nosotros, además de que en cuatro años me han pagado regalías cuatro veces teniendo uno de los trabajos con mayor reproducciones, y a diferencia MúsicaDelSur (sello actual) pagan tres veces al año», el otro me ha pagado cuatro veces en cuatro años de las cuales todas los he tenido que agarra a chuchadas para que me pague, la última fue gracias a una funa apoyada por la gente realizada en redes sociales.»

Foto: javier Puelpan

Foto: javier Puelpan

  • ¿Sientes que este es uno de los años más movidos de Julio Piña?

VF: «Creo que no, espero que sea el próximo.  Si ves bandas como Illapu o Chancho en Piedra tienen una forma de trabajo que con esto se ha visto de cierta forma afectadas, nosotros no tenemos una clasificación para cómo lo hacemos, he colaborado con bandas de Cartagena.  Mira, con los cabros hemos hablado que podríamos buscar financiamiento a través de la Muni u otros pero honestamente no nos vamos a dar la paja de hacer el papeleo, bien por los que lo hacen, nosotros no.  No vamos a esperar a que alguien nos venga a arreglar la vida en cuarentena sino que debemos simplemente hacer las cosas.»

  • ¿Julio Piña es una banda con espíritu punk?

VF: «Yo nunca he escuchado punk (risas).

MS: «Más del espíritu under, si no fuera así no haríamos ni una weah.  Por ejemplo ahora igual vamos con todo los cuidados sanitarios respetando eso pero también debemos trabajar.»

VF: «Varias veces me he enfrentado a esta misma pregunta de ser tipo punk, el Pito (Pavez de Molo) dijo que yo era el hueón más rockero que conocía en Valpo.  Entonces esa referencia ya sea punk, ya sea rock me hace pensar qué le significa a otra persona y qué me significa a mí.  Nosotros somos trabajadores de la música que trabajamos fuera de los cánones y tener esa porfía a quién nos pone las reglas.  Tu no me va sa decir cuando podemos tocar, venimos de hacer dos tocatas en Santiago y ellos están en fase dos pero nosotros no obligamos a la gente a prestarnos sus casas, patios, livings para nuestras tocatas.  Hay gente que está en las mismas que nosotros de querer pasarse por la raja las reglas sobretodo por el aburrimiento de todo esto, de vivir la vida no de acuerdo a lo que le digan.»

  • Y desde esa mirada cómo definirías éste año?

VF: «Bueno, y raro, y cuatico, y denso y hemos tenido que enfrentarnos a que el ritmo que teníamos antes no se si era el mejor, pasar de que se estaba llendo todo a la mierda para luego ir más lento y pasar más tiempo en casa con la familia no era tan malo.  Mucha gente cacho hueás de si misma, hacer trabajos manuales, yo empecé a hacer poleras y ayudar a amigos.  Eso, fue sumamente distinto.»

  • ¿Qué depara el futuro de Julio Piña?

VF: «Lo de siempre, hay que tocar.  Tratar de sacar el disco con el Darío (Fuentes, guitarrista), un disco cumbiero de Julio Piña pero también abrirnos hacia otros terrenos sonoros.  Cuando comenzamos con la banda los Cadillacs y Café Tacvba eran nuestros referentes sobretodo por la mezcla de estilos que realizaban».

Foto: Javier Puelpan

Foto: Javier Puelpan