De amplios referentes sonoros y visuales, que propuso a fines de los años noventa un trabajo llamativo por su frescura y atrayente despliegue escénico, Elso Tumbay autodefinieron su música como “inclinada por la total experimentación y, a la vez, por la canción popular”.

Fueron alrededor de tres discos donde la base de rock-fusión, caracterizado por la inclusión de instrumentos como el violín o el acordeón, y por la potencia vocal de la enérgica Carolina Sotomayor, los convirtieron en una de las bandas íconos de la música chilena en la segunda mitad de la década de los 90.

Elso TumbayDesde su receso en el 2000, se ha descontinuado las ediciones de sus discos, lo que se tradujo en la pérdida discográfica durante los siguientes años además de la imposibilidad de publicar en plataformas.

Sin embargo, durante los últimos meses los integrantes originales iniciaron un proceso de recuperación de sus discos que también los llevó a la digitalización, donde cada viernes se estuvo publicando cada placa, empezando con «Elso Tumbay», luego «Niño Planta», finalizando con el recién estrenado «Arbólica», bajo la edición de Beast Discos.