El proyecto del músico y productor de Valparaíso, René Sierra Arancibia, viene hace más de un año desarrollando una propuesta que involucra una estética visual y sonora en la que presenta una realidad donde las cosas salieron mejor que en la que vivimos.

Una bahía con cielos de vainilla y coral, arenas limpias, donde humanos y animales conviven en un hábitat sin amenazas. Una versión alternativa de la costa de Viña del Mar y Valparaíso, que con sutiles detalles la transforman en una zona de confort, donde los recuerdos, lugares y personas agradables llevan por un nuevo rumbo.

“Bahía Conejo pretende ser un escape hacia una realidad alternativa, introspectiva y etérea. Un lugar seguro y de contención en donde sentirse a gusto y en calma, lejos de la vertiginosa y cruda realidad”, define René.

Sonoramente Bahía Conejo se presenta bajo un estilo mix de Synthpop y Dreamwave, que combina con melodías lúdicas y difusas del pop de los 80s y 90s, con ritmos cercanos al funk, soul y disco, apoyándose en una estética inspirada en el City Pop Japonés y el Animé.

Esta utopía musical se comenzó a develar con “Ocaso Violeta”, un nostálgico single que invita a evadir el aislamiento social con atardeceres del verano junto a tus personas favoritas. Un sueño lúcido al ritmo de sintetizadores etéreos y un pulsante track de batería, que acompaña un video con imágenes retro de animación popular japonesa.

El segundo y último sencillo«Empiezo Actuar», se presenta en palabras del mismo artista como “una apología a soñar apuntando alto y a la vez un llamado a nunca rendirse, a seguir intentándolo”. Un corte que se complementa con un video donde se continúan dilucidando historias para fundirse de a poco en la atmósfera de la bahía y su onírica propuesta cargada de relatos íntimos y reconfortantes.